En un mundo globalizado nos enfrentamos a grandes crisis humanitarias, económicas y científicas que trascienden las fronteras geográficas y políticas y requieren de una respuesta conjunta. El aumento de la desigualdad, la pobreza y amenazas como el cambio climático requieren acciones coordinadas a nivel internacional para abordar estas emergencias que afectan seriamente al futuro del planeta y cobran especial relevancia para las generaciones futuras.

emergencia climatica

¿Qué es la emergencia climática? Consenso científico.

El cambio climático hace referencia a una variación significativa continuada en los patrones de temperatura, precipitaciones, niveles del mar y otros indicadores climáticos que se constatan tanto a nivel local como global. Todo ello deriva en una emergencia climática que se manifiesta de diversas formas tales como: la intensificación de eventos meteorológicos extremos, el aumento global de la temperatura, el deshielo de los glaciares, el aumento del nivel del mar y la pérdida de la biodiversidad

Existe un consenso científico internacional sobre el orígen antropogénico del cambio climático, aunque se siga cuestionando en algunos ámbitos mediáticos o políticos. 

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) crearon en 1988 el  Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), con la finalidad de proporcionar evaluaciones científicas, técnicas y socioeconómicas claras sobre el cambio climático, sus causas, repercusiones y posibles respuestas. 

Este no es el único grupo científico que apoya la evidencia de la actual emergencia climática y su origen en las acciones del hombre. En una publicación de la NASA señalan que el enfoque científico basado en evidencias y no en opiniones, ha llevado a unas 200 organizaciones científicas mundiales y numerosas asociaciones y academias científicas, a publicar declaraciones que respaldan este consenso. 

Las declaraciones de emergencia climática por la ONU y España.

La gravedad de la situación ha llevado a la Organización de Naciones Unidas (ONU) a enfatizar en numerosas ocasiones la importancia de la emergencia climática siendo una de sus cuestiones prioritarias ya que consideran que este fenómeno afectará directamente el modo en que funcionará el mundo.  Antonio Guterres, su secretario general, expresó con contundencia en la minicumbre climática que convocó en la sede de Nueva York, que `la humanidad ha abierto las puertas al infierno’, instando a gobiernos y grandes empresas a tomar medidas para controlar la emisión de gases nocivos y promover la justicia climática.

El papel de Naciones Unidas ha sido fundamental para negociar acuerdos que abordan el reto climático.

En España, desde el año 2019 se ha implementado un Marco Estratégico de Energía y Clima, una herramienta que establece una serie de medidas y objetivos a largo plazo para la transición hacia un sistema energético más sostenible, eficiente y respetuoso con el clima.

En el año 2020 el Consejo de Ministros aprobó el segundo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030. La presentación del PNACC 2021-2030 fue uno de los compromisos establecidos en el acuerdo de Consejo de Ministros de 21 de enero de 2020, mediante el cual se aprobó la Declaración del Gobierno ante la emergencia climática y ambiental.

En esta declaración se señala que la región mediterránea, incluyendo a España, se encuentra entre las áreas más afectadas a nivel mundial por el cambio climático. Esta situación repercute en diversos sectores económicos y en todos los ecosistemas del país, contribuyendo al rápido deterioro de recursos vitales como el agua y el suelo fértil.

Causas y factores de la emergencia climática.

El origen de la crisis climática es complejo y multifactorial. Existe consenso científico en señalar que la quema de combustibles fósiles es el principal contribuyente al cambio climático. Según informa Naciones Unidas, representa más del 75% de las emisiones de gases efecto invernadero y constituye el 90% de todas las emisiones de dióxido de carbono.

El efecto invernadero es un fenómeno natural que ocurre cuando ciertos gases en la atmósfera atrapan el calor del sol, impidiendo que escape al espacio. Esto causa un aumento en la temperatura de la Tierra, similar al efecto que se observa en un invernadero.

Otros factores que desencadenan la emergencia climática se deben a acciones del hombre como:

  • La generación de energía a través de combustibles fósiles, siendo la mayoría de la electricidad mundial producida mediante la combustión de gas o carbón. 
  • Las emisiones procedentes de industrias y fábricas.
  • La deforestación y tala de bosques con aproximadamente 12 millones de hectáreas de bosques destruidos cada año.
  • El uso de transportes, responsables de cerca de un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono.
  • La energía consumida por los edificios y sus sistemas de climatización.
  • La agricultura y ganadería intensivas.
  • La urbanización descontrolada.
  • Un consumo excesivo en general.

Todos estos factores contribuyen al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero y al calentamiento global. Un dato a considerar sobre el estilo de vida de los países más ricos es que el 1% de la población mundial con mayor riqueza genera más emisiones de gases de efecto invernadero que el 50% más pobre.

Los distintos impactos de la emergencia climática.

Los impactos de la emergencia climática son amplios y con consecuencias devastadoras.

Una de las más evidentes es el aumento de la temperatura

A pesar de los compromisos establecidos en el Acuerdo de París, donde los países pactaron intentar limitar el aumento de la temperatura a 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales, los investigadores advierten que este límite podría superarse antes del año 2027.

Las consecuencias de las altas temperaturas son catastróficas: afectan a la biodiversidad; pueden incrementar las plagas y especies invasoras; aumentar las sequías y las olas de calor; producir mayor subida del nivel del mar e inundaciones; una mayor frecuencia de los incendios forestales y reducir el rendimiento de ganadería y agricultura, entre otras.

Indicadores y evidencias del cambio climático.

La evidencia científica del cambio climático es inequívoca. Numerosos indicadores respaldan esta afirmación:

  • Incremento del promedio de la temperatura de la superficie terrestre.
  • Disminución del hielo del Ártico.
  • Aumento del nivel del mar.
  • Disminución de los glaciares, capas de hielo y nieve.
  • Calentamiento de los océanos.
  • Mayor frecuencia de eventos climatológicos extremos.
  • Acidificación de los océanos.

Posibles acciones y soluciones para abordar la emergencia climática.

A nivel mundial ya se están implementando numerosas iniciativas por parte de organizaciones, asociaciones y gobiernos para combatir la crisis climática:

  • Políticas que regulen las emisiones de gases efecto invernadero, con especial atención a sectores como la energía, el transporte, la agricultura y la industria.
  • Acuerdos internacionales con la finalidad de  desarrollar propuestas y acciones conjuntas para combatir la crisis climática.
  • Transición hacia fuentes de energía renovable como la hidroeléctrica, solar, eólica y geotérmica.
  • Desarrollo de estrategias para hacer frente al aumento de temperatura, incluyendo la gestión del agua, la protección de los ecosistemas, la planificación urbana y la promoción de la agricultura sostenible.
  • Transición hacia un modelo de alimentación sostenible.
  • Inversión en tecnologías que fomenten la agricultura sostenible, el almacenamiento de productos y su transporte con un mínimo impacto ecológico.
  • Educación y sensibilización sobre los riesgos del cambio climático y las posibles acciones individuales y colectivas para enfrentar este desafío global de manera efectiva.
emergencia climatica

Alimentación sostenible, salud individual y salud del planeta.

Como señalan en Climate Trade, el sector más contaminante es el de los combustibles fósiles, seguido del sector agrícola y el de la moda. Estos datos nos ayudan a tomar conciencia de cómo nuestras acciones y elecciones individuales afectan de un modo global al cambio climático. Gestos cotidianos como elaborar nuestra lista de la compra juegan un papel fundamental en la salud del planeta, ya que el sector alimentario es responsable de aproximadamente una tercera parte de la emisión de gases efecto invernadero.

La mayor parte de los gases efecto invernadero asociados a la industria alimentaria se producen en la agricultura y el uso del terreno para ganadería, pero también se generan en el transporte, refrigeración, envasado y gestión de los desechos. Otras consecuencias negativas del modelo actual son la deforestación y degradación del suelo, la utilización de recursos naturales o el desperdicio de alimentos.

Todo ello repercute en los llamados pilares de la seguridad alimentaria, según la FAO, ya que este sistema modula el acceso y precio de los alimentos, su producción y disponibilidad, su utilización y su estabilidad.

Para reducir el impacto que este sector tiene sobre el cambio climático se deben tomar medidas y soluciones en todas sus etapas, desde la producción hasta el transporte, almacenamiento y consumo final.

Los consumidores pueden contribuir a un cambio tangible mediante acciones como la elección de una dieta más rica en proteína vegetal, priorizar los alimentos de producción local, reducir la cantidad de desechos y participar en redes que les pongan en contacto con los productores.

Es necesario un compromiso por parte de las administraciones públicas para que se fomente un modelo alimentario sostenible. La Declaración de Glasgow sobre la Alimentación y Clima es un ejemplo de cómo la acción coordinada de diferentes gobiernos puede suponer un avance para la transformación hacia un sector alimentario más sostenible, que contribuya a frenar la crisis climática. Esta declaración, firmada por más de 50 autoridades, supone un compromiso para abordar la emergencia climática a través de políticas alimentarias. 

Además existen numerosos proyectos e iniciativas, cuya labor es fundamental para esta transición, como el Pacto por el Clima de las fundaciones españolas, impulsado por la Fundación Carasso, en colaboración con la Asociación Española de Fundaciones (AEF), para fomentar un trabajo en red frente a la emergencia climática, o los sistemas alimentarios territorializados, la agroecología, los movimientos de soberanía alimentaria o las iniciativas para la recuperación de la biodiversidad.

Compromisos individuales y colectivos contra la emergencia climática.

La lucha contra la crisis climática es una responsabilidad que no solo recae sobre gobiernos y lideres, sino también sobre los individuos. Los hábitos de consumo individuales y la demanda de compromiso a políticos y empresarios son fundamentales para la transición a una política climática más sostenible.

El papel de los organismos internacionales es fundamental de cara a comprometer a gobiernos y empresas a tomar medidas conjuntas eficaces contra la emergencia climática.

Naciones Unidas ha desempeñado un papel esencial en la cooperación internacional, creando en 1988 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Los informes de este grupo impulsaron la creación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Los países que forman parte de esta convención se denominan «partes».

La Conferencia de las Partes, conocida como COP, es un evento anual donde los países que forman parte de la convención negocian acciones para abordar el cambio climático a nivel global. Actualmente son 198 las partes. 

Desde 1994 la COP ha  supuesto una herramienta fundamental para los acuerdos internacionales sobre el clima, incluyendo  algunos históricos como el Protocolo de Kioto (1997) y el Acuerdo de París (2015).

Hay otra serie de iniciativas colectivas como: la Alianza Mundial para la Eficiencia Energética; la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática; la Iniciativa de Países en Vías de desarrollo para la Adaptación Efectiva y Resiliencia (LIFE-AR); The European Green Deal; La Alianza Ocean Risk and Resilience Action, etc…

La cooperación internacional es esencial para mitigar los impactos del cambio climático y ofrecer una respuesta conjunta ante esta crisis global.

Un futuro incierto pero esperanzador.

Según el informe del IPCC sobre el cambio climático para el 2023, los científicos advierten que en los próximos diez años podría superarse un límite peligroso en el aumento de la temperatura a no ser que se tomen medidas como el abandono de los combustibles fósiles.

National Geographic elaboró un alarmante gráfico interactivo donde se simula cuál será la temperatura de distintas partes del mundo si siguen aumentando las emisiones de carbono. Según su predicción una ciudad como Londres alcanzará la temperatura de la Toscana italiana en verano. 

Sin embargo, pese a que el futuro del clima es incierto y está marcado por grandes desafíos, también se alzan voces optimistas. Christiana Figueres y Tom Rivett-Carnac, quienes dirigieron las negociaciones del histórico Acuerdo de París, en su libro “El futuro que elegimos” además de alertar del peor escenario posible, también plantean el mejor escenario. En este último superamos la crisis climática siendo capaces de restaurar el ecosistema y todo el mundo comprende que estamos juntos en todo lo que le sucede al planeta.

Aunque el cambio climático ya está teniendo impactos tangibles en el medio ambiente y la economía, este fenómeno también ha generado una mayor conciencia y movilización política y ciudadana, demandando acciones para mitigar sus consecuencias y construir un futuro más equitativo y sostenible.

Fuentes:

Scientific consensus. (s. f.). https://science.nasa.gov/climate-change/scientific-consensus/

Organización Meteorológica Mundial. (s. f.). Organización Meteorológica Mundial. https://wmo.int/es

United Nations Environment Programme. (s. f.). UNEP – UN Environment programme. UNEP – UN Environment Programme. https://www.unep.org/es

Español — IPCC. (s. f.). IPCC. https://www.ipcc.ch/languages-2/spanish/

Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030. (s. f.). Ministerio Para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. https://www.miteco.gob.es/es/ministerio/plan-adaptacion-cambio-climatico-2021-2030.html

Tollefson, J. (2021). Top climate scientists are sceptical that nations will rein in global warming. Nature, 599(7883), 22-24. https://doi.org/10.1038/d41586-021-02990-w

Consecuencias del cambio climático. (s. f.). Climate Action. https://climate.ec.europa.eu/climate-change/consequences-climate-change_es#:~:text=El%20cambio%20clim%C3%A1tico%20puede%20agravar,la%20desertificaci%C3%B3n%20y%20las%20inundaciones.

Cambio climático: ¿Cómo sabemos lo que sabemos? (s. f.). Climate Change: Vital Signs Of The Planet. https://climate.nasa.gov/en-espanol/datos/evidencia/#otp_evidencia

Causas del cambio climático. (s. f.). Climate Action. 

https://climate.ec.europa.eu/climate-change/causes-climate-change_es

EE Global Alliance. (2020, 15 noviembre). About – EE Global Alliance. https://eeglobalalliance.org/about

Coalition of Finance Ministers. (s. f.). https://www.financeministersforclimate.org/

Supporting the LDC Initiative for Effective Adaptation and Resilience (LIFE-AR) | International Institute for Environment and Development. (s. f.). International Institute For Environment And Development. https://www.iied.org/supporting-ldc-initiative-for-effective-adaptation-resilience-life-ar

Homepage – ORRAA. (2024, 28 marzo). ORRAA. https://oceanriskalliance.org/

The European Green Deal. (2021, 14 julio). European Commission. https://commission.europa.eu/strategy-and-policy/priorities-2019-2024/european-green-deal_en

Comunicación. (2022, 10 febrero). Tratados internacionales en materia de cambio climático. Asamblea Ciudadana Para el Clima. https://asambleaciudadanadelcambioclimatico.es/tratados-internacionales-cambio-climatico/

AR6 Synthesis Report: Climate Change 2023. (s. f.). IPCC. https://www.ipcc.ch/report/ar6/syr/

See how your city’s climate might change by 2070. (s. f.). National Geographic. https://www.nationalgeographic.com/magazine/graphics/see-how-your-citys-climate-might-change-by-2070-feature

Pacto por el Clima de las fundaciones españolas. Fondation Carasso.

https://www.fondationcarasso.org/wp-content/uploads/2020/07/Fundacionesporelclima-Emergenciaclimaticayjusticiasocial-online-1.pdf

Plasencia, J. (2023, 11 mayo). Las industrias más contaminantes del mundo. ClimateTrade. https://climatetrade.com/es/las-industrias-mas-contaminantes-del-mundo/

HOME | Glasgow Food and Climate Declaration. (s. f.). Glasgowdeclaration. https://es.glasgowdeclaration.org/

Home | Food and Agriculture Organization of the United Nations. (s. f.). FAOHome. https://www.fao.org/home/en/