La alimentación tiene un impacto muy amplio en diversos aspectos de nuestra vida y entorno. Somos lo que comemos en un sentido profundo, ya que nuestras elecciones alimentarias también definen nuestra relación con el mundo que nos rodea. 

Ante la creciente preocupación por promover sistemas alimentarios que cuiden de las personas y del planeta, relocalizando la producción y garantizando su acceso para todos, surge la apuesta por una alimentación sostenible. Un nuevo paradigma que se caracteriza por ser respetuoso con el medio ambiente y equitativo para todos los actores involucrados tanto en la producción como en la distribución y consumo de los alimentos.

La alimentación sostenible se convierte así en un elemento determinante para la salud humana, la preservación del medio ambiente y la justicia social. Una invitación para repensar nuestras elecciones alimentarias y adoptar prácticas que promuevan un futuro más saludable, equilibrado y justo.

alimentacion sostenible

¿Qué es la alimentación sostenible?

Podríamos definir la alimentación sostenible como un enfoque sistémico que busca minimizar la huella medioambiental, al tiempo que contribuye a la seguridad alimentaria y promueve tanto la producción como el consumo responsable de los alimentos.

Este enfoque apuesta por prácticas más sostenibles desde la producción hasta el consumo, con el fin de preservar la biodiversidad, reducir el impacto climático y promover la justicia social, construyendo así una sociedad más justa y ecológica. 

Se persigue, de este modo, desarrollar un sistema alimentario capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer este derecho en las generaciones futuras.

Los principios de la alimentación sostenible

El gesto de elegir nuestro menú y elaborar la lista de la compra es tan solo una parte de un largo proceso del sistema alimentario. Este proceso también incluye otras cuestiones como las condiciones laborales de los productores, el origen de los alimentos, su precio en el mercado, la equidad en su distribución, el empaquetado y el impacto ambiental de todo ello.

Una alimentación sostenible busca un patrón de consumo saludable que además respete una serie de principios:

Producción responsable

El impacto ambiental a lo largo de la cadena alimentaria tiene múltiples efectos: 

  • Produce contaminantes. La industria alimentaria, agricultura y ganadería intensivas generan contaminantes, gases efecto invernadero, incrementa la huella de carbono y generan otros residuos nocivos para el medioambiente.
  • Utilización de  recursos naturales como el agua, tierra y energía.
  • Degradación del suelo y deforestación.
  • Pérdida de la biodiversidad.

La creciente demanda de alimentos ha supuesto un reto sin precedentes para el sector alimentario. Para dar respuesta a la necesidad de una población con un crecimiento exponencial se han sobreexplotado terrenos y recursos naturales, incrementando, además, el uso de pesticidas y agroquímicos. 

Ante estos desafíos es fundamental promover una producción responsable, que investigue y adopte nuevos métodos para seguir obteniendo el rendimiento necesario, pero que a su vez consiga un impacto ambiental reducido. Para ello se han de tomar varias medidas como recalcar el valor de los sistemas alimentarios, crear redes de transporte y almacenamiento sostenibles, garantizar el acceso de los pequeños agricultores a las tecnologías y herramientas más avanzadas o fomentar el consumo de productos locales y de temporada.

Nuestras elecciones alimentarias influyen directamente en qué alimentos se producen y en qué cantidades, estableciendo una relación bidireccional entre consumo y producción.

En un contexto en el que hay un aumento alarmante del hambre global, acompañado de una disminución en la seguridad alimentaria, se da la paradoja de que en los países más desarrollados se despilfarra un alto porcentaje de los alimentos a la par que aumentan los problemas de salud derivados de la sobrealimentación.

Mientras que en los países en vías de desarrollo hay una importante pérdida de los  alimentos en su fase de producción, por la falta de una infraestructura adecuada, en el otro lado del planeta el desperdicio se produce una vez ya adquiridos. En el año 2011 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publicó un informe donde estimaba que un tercio de los alimentos del mundo se desperdician cada año. Lo que supone la dolorosa cifra de 1.300 millones de toneladas de alimentos.

Ante esta lamentable situación se debe fomentar una pedagogía de la alimentación que invite a reflexionar sobre la elección responsable de los alimentos de consumo y donde además se tengan en cuenta factores como: incorporar más alimentos de origen vegetal y reducir el consumo de carne; optar por productos certificados o de comercio justo; disminuir el consumo de productos procesados y planificar las necesidades nutricionales del hogar para evitar el desperdicio.

Todo ello no solo va a repercutir en la salud individual, sino también en una mejora de todo el sistema de alimentación.

Cambio de paradigma

La alimentación sostenible supone un cambio de paradigma que afecta a la manera en que se consumen, producen y distribuyen los alimentos.

Este cambio implica abandonar modelos que han demostrado ser insostenibles, para apostar por una transición global hacia sistemas alimentarios más justos, respetuosos con el medio ambiente y saludables.

alimentacion sostenible

El impacto ambiental del sistema de alimentación actual

El sistema de alimentación actual tiene efectos adversos en el medio ambiente en varios niveles.

La producción agrícola intensiva se vincula a un mayor uso de pesticidas y agroquímicos que contaminan el suelo, el agua y afectan a la salud de la tierra y la biodiversidad. Este tipo de agricultura produce una degradación del suelo que conduce a la tala y deforestación para obtener nuevas tierras fértiles.

Por otro lado, la ganadería intensiva es una de las mayores emisoras de gases de efecto invernadero, responsables en gran medida del cambio climático. Sumado a esto, este tipo de ganadería requiere de una altísima cantidad de recursos naturales como el agua, energía y suelo.

Para mitigar estas consecuencias negativas de las prácticas agrícolas intensivas es urgente adoptar enfoques más sostenibles, tanto en la producción como en el consumo de los alimentos.

Los beneficios de optar por la alimentación sostenible. 

La transición hacia una agricultura y alimentación sostenibles necesita de la implicación de todos los agentes que forman parte del sistema alimentario. Un cambio en la manera en la que producimos, distribuimos y consumimos los alimentos tendrá repercusiones positivas en múltiples aspectos de nuestra sociedad y entorno:

Salud del planeta.

Las prácticas agrícolas respetuosas y un consumo responsable reducen las consecuencias negativas en el medioambiente como la contaminación del suelo y agua, la emisión de gases nocivos, la pérdida de biodiversidad o la degradación del suelo, al tiempo que se promueve la salud de los ecosistemas. 

Salud humana.

Desde el enfoque de la alimentación sostenible se fomenta una dieta equilibrada con variedad de alimentos, donde se prioriza el consumo vegetal y la búsqueda de fuentes alternativas de proteína. 

La alimentación saludable reduce el riesgo de enfermedades asociadas a una dieta inadecuada y la sobrealimentación.

Economía local.Priorizar el consumo de alimentos de temporada y producidos localmente impulsa el desarrollo económico y genera empleo. Además se reduce la dependencia de las importaciones alimentarias por lo que se fortalece la resiliencia económica a nivel local.

Avances tecnológicos que pueden contribuir a alcanzar la alimentación sostenible.

Los avances tecnológicos ofrecen un amplio abanico de soluciones ante los retos a los que se enfrenta  la producción de alimentos.

Estos avances permiten implementar instrumentos innovadores ante problemáticas como: el transporte y almacenamiento; la monitorización de la cadena de suministro; el cálculo de la huella de carbono; la gestión de residuos y la conservación de los productos.

La tecnología refuerza las oportunidades de los pequeños agricultores para profesionalizar su actividad, reducir sus costes, aumentar su resiliencia ante el cambio climático, la toma de decisiones informadas y facilitar su inclusión en cadenas de valor..

Educación y contribuciones a escala particular para la alimentación sostenible.

La educación es fundamental para comprender cómo las elecciones alimentarias individuales impactan en el medio ambiente, la salud humana y la economía local, proporcionando herramientas para tomar decisiones informadas y responsables.

Es necesario comprender que un cambio individual en la elección de los alimentos de consumo va contribuir a crear un sistema más justo, equitativo y respetuoso con el entorno. 

Practicar el consumo responsable, optando por alimentos locales y de temporada y minimizando el desperdicio, son acciones que pueden marcar la transición hacia un sistema más sostenible.

La educación crea la conciencia necesaria para generar acciones individuales y colectivas que generen redes de colaboración entre productores y consumidores, apoyando a los pequeños agricultores y los mercados locales.

En definitiva, tomar conciencia de lo que significa la alimentación sostenible ayudará a que se tomen medidas concretas para construir un futuro más sostenible y equitativo para todos.

Fuentes:

Espinosa, C. (2023, 12 abril). ¿Qué es la alimentación sostenible? – Salud con Ciencia. https://blogs.uoc.edu/cienciasdelasalud/es/que-es-alimentacion-sostenible/

Vila, D. R. (2020). Towards sustainable diets: a multidisciplinary approach. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.20960/nh.03356

¿Qué es la alimentación sostenible? (s. f.). Alimentación Sostenible. https://www.alimentaciosostenible.barcelona/es/que-es-la-alimentacion-sostenible

Patricia Larrayoz, (2022) El futuro de la alimentación se diseña con tecnología y colaboración. CNTA

https://www.cnta.es/futuro-alimentacion-tecnologia-colaboracion-future-foodtech

ALIMENTACIÓN SOSTENIBLE Y SALUDABLE – Alimentación es Salud. (s. f.). https://www.municipiosagroeco.red/alimentacionessalud/portfolio-item/alimentacion-sostenible-y-saludable/

Por qué los agricultores familiares necesitan un mayor acceso a la tecnología. (2023, 13 abril). UNCTAD. https://unctad.org/es/news/por-que-los-agricultores-familiares-necesitan-un-mayor-acceso-la-tecnologia

Campaña sobre alimentación saludable y sostenible. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/web/nutricion/campanyas/come_bien.htm

Moran, M. (2024, 30 enero). Hambre y seguridad alimentaria – Desarrollo Sostenible. Desarrollo Sostenible. https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/hunger/

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (2018) https://www.fao.org/3/I9900es/i9900es.pdf

Aparici, E. Z. (2020). Un mundo sostenible, una pedagogía de la alimentación integrada. Dialnet. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7556634

Wdm. (2023, 26 octubre). Desperdicio de alimentos por países – IFCO. IFCO Systems. https://www.ifco.com/es/que-pais-desperdicia-mas-alimentos/